Diseña tu propia iniciativa de e-learning

Lectura

El e-learning efectivo comienza con una idea muy clara de su propósito: si no se tiene una idea clara de lo que se quiere lograr es muy difícil conseguir un diseño y un plan adecuados. También se debe tener en cuenta lo que significa adoptar el e-learning en el curso que se imparte, así como el efecto que tendrá en distintos aspectos prácticos: ¿Cómo piensas adaptar el contenido de tu curso? ¿Qué ocurre con la interacción con los estudiantes y entre ellos mismos? También necesitarás responder a preguntas relativas a la evaluación, al control de calidad, a la colaboración, etc. Para conseguir hacer bien las cosas es necesario partir de un buen diseño y un enfoque general sólido: el e-learning ha dado grandes pasos en los últimos años y hay una gran cantidad de recursos disponibles para ayudarte a diseñar tu estrategia.

Si bien todas las estrategias pedagógicas que has utilizado en tus clases presenciales siguen siendo válidas cuando pasas a un entorno en línea hay una serie de consideraciones propias del e-learning que debes tener en cuenta. El equipo de educación digital de la Universidad de Edimburgo, en el Reino Unido, publicó un manifiesto sobre e-learning en 2011, posteriormente revisado en 2016, en el que se abordan algunas de las características únicas de la enseñanza en línea. Entre las numerosas declaraciones convincentes que incluye este manifiesto destacamos las siguientes: En primer lugar, «hay muchas formas de hacer las cosas bien en línea». «Las prácticas recomendadas no tienen en cuenta el contexto». De hecho, aunque hay varias consideraciones comunes a la hora de diseñar tu propia iniciativa de e-learning no existe una receta única: solo porque un diseño o enfoque funcione para un conjunto de actividades no hay ninguna garantía de que lo vaya a hacer en otro contexto y siempre es mejor comenzar desde cero cuando se diseña un sistema de e-learning. En segundo lugar, «el texto ha dejado de ser la única solución: existen muchas formas relevantes de representar el conocimiento académico»: echa un vistazo detenidamente a los recursos que deseas adaptar a la enseñanza en línea y que te ayudarán a compartir los conocimientos subyacentes que conforman la esencia de tu curso, y considera cómo se pueden representar utilizando formas distintas al texto. Y, por último, «el aspecto es importante: el diseño de la interfaz define la forma de aprender»: no hay que subestimar el aspecto y la funcionalidad de cada uno de los elementos, herramientas, recursos y servicios en línea, ya que pueden marcar la diferencia a la hora de determinar el éxito de tu trabajo en conjunto.

Vídeo

Bob O’Donnell, un analista informático de DELL, habla sobre la forma en que las universidades podrán usar la tecnología en el futuro y reta al espectador a comparar su situación actual con lo que podría deparar el futuro. (duración: 1:38 minutos)

Echa un vistazo a esta entrevista en vídeo con Richard Culatta en la que habla sobre el desarrollo de sistemas de aprendizaje interactivos en línea. (duración: 4:01 minutos)

Práctica

(tiempo estimado para completar la tarea: 1 hora)

Ahora, tu tarea es  elegir una lección o módulo de algún curso o plan que estés impartiendo o que tengas pensado impartir y te proponemos que lo rediseñes para que se pueda realizar en línea. Hemos creado una lista de preguntas que te ayudarán a elaborar una estrategia ganadora de e-learning (adaptada de este artículo del blog de Shift eLearning) para ayudarte a diseñar este módulo o curso.

Ten en cuenta estas consideraciones y publica en el  EduHack Wall sobre el módulo o el curso específico que deseas ofrecer:

Define el propósito, el alcance y los objetivos de tu iniciativa de e-learning

  • ¿Qué deseas lograr con esta iniciativa? Incluye una descripción detallada de los objetivos de aprendizaje divididos en elementos manejables.
  • ¿Cuáles son los objetivos medibles vinculados a estos objetivos de aprendizaje?

Conoce a tus estudiantes y lo que les motiva a participar en tu curso de e-learning

  • ¿Quiénes son tus alumnos y cuál es su experiencia con el e-learning?
  • ¿Qué expectativas tienen sobre este módulo?
  • ¿De qué recursos técnicos disponen?
  • ¿Qué soporte técnico tienen los estudiantes a su disposición?

Revisa y adapta el contenido de tu propuesta

  • ¿Cuáles son los pilares del curso por lo que respecta a los materiales, recursos y actividades?
  • ¿Cómo se pueden adaptar estos pilares para que el curso se pueda impartir en línea?
  • ¿Quién será el responsable de esta adaptación? ¿Cuentas con los recursos para poder llevarla a cabo?
  • ¿Quién estará involucrado en este proceso?
  • ¿Cómo se facilitará la interacción del docente con los estudiantes y entre estos?

Acceso al plan y evaluación

  • ¿Cómo van a acceder los estudiantes a los bloques del curso?
  • ¿Tienes pensando realizar un seguimiento de las actividades de los alumnos en línea? Si es así, ¿de qué forma?
  • ¿Cómo se llevará a cabo la evaluación de este módulo?

Recursos Adicionales

  • Echa un vistazo a esta página de PINTEREST en la que se muestra una amplia selección de infografías relativas al diseño para cursos de e-learning. La mayoría procede de proveedores comerciales de e-learning pero muchos de estos principios se pueden aplicar al diseño de cursos en línea para educación superior.
  • El MOOC llamado «The Online Educator: People and Pedagogy» se centra en el diseño de cursos de e-learning.
  • Esta guía de JISC ofrece consejos interesantes para aquellos que están dando sus primeros pasos en el diseño de cursos de e-learning y, además, proporciona información sobre lo que funciona y lo que no en el aprendizaje en línea.
  • El gurú del aprendizaje en línea, Tony Bates, tiene publicada una cantidad enorme de recursos digitales relacionados con el diseño de cursos de e-learning. En su serie 9 steps blogposts puedes encontrar un sistema detallado que explica cómo diseñar módulos y cursos de e-learning eficaces.

Esta entrada también está disponible en: Inglés Italiano